Mayo: un mes con María y José

Comenzamos el mes dedicado a María. Este año la queremos ver junto a su esposo José pues juntos, confiando el uno en el otro, acogieron y educaron a Jesús. A José, hombre trabajador y fiel, el ángel le habló en sueños para confirmar los planes que tenía con María y con él mismo. José asume en la noche y en el silencio lo que el ángel, en nombre de Dios, le indica. Aprendamos a mirar en este mes a María y junto a ella a José, compartiendo su fe, su esperanza en Dios y su tarea como padre y madre.

Acerquémonos a María durante este mes. Sintamos su presencia a través del sencillo rezo de un avemaría o de un ángelus. Pongamos en sus manos y en su corazón aquello que nos preocupa, nos alegra o nos inquieta. Dejemos en ella nuestros cansancios al acostarnos por la noche, para que Dios nos hable en lo profundo de nuestro corazón y vele nuestros sueños. Encomendemos a su maternal ternura a los enfermos y a cuantos los cuidan.

Digamos sí cada día a los planes de Dios que muchas veces cuesta entender; ofrezcamos nuestra colaboración junto a los demás en cada situación, como lo hacía José, con ojos de fe y de esperanza, sabiendo que detrás de cada acontecimiento está el mensaje y el plan de amor de Dios para con nosotros

Siguiendo la tradición de nuestro colegio, vamos a retomar este año el Rosario de la Aurora, interrumpido el año pasado por la situación de la pandemia. Lo haremos siguiendo las medidas establecidas por el protocolo Covid: al aire libre, uso del gel, mascarillas, distancias de seguridad…

Nos encontraremos los sábados  8, 15, 22 y 29 de Mayo en la explanada del seminario a las 09:00 horas de la mañana para rezar el Rosario y terminaremos con la tradicional chocolatada.