Marea naranja por la libertad de enseñanza: “libres para educar”

El domingo 22 de noviembre una “marea naranja”, como la han bautizado los medios de comunicación, salió a la calle en más de 30 ciudades españolas para exigir libertad y pluralidad para nuestro sistema educativo, hechos condicionados por la Ley Celaá. Muchos hemos asistido y es momento de daros las gracias como trabajadores del centro, familias y miembros de la comunidad educativa por sumaros a estas propuestas. Nos unimos a lo manifestado: “creemos en la educación” y que, ahora más que nunca, “necesitamos un pacto educativo”.

La LOMLOE no plantea explícitamente el cierre de centros concertados (¡faltaría!), pero sí estipula las condiciones para un recorte y asfixia progresiva, ordenando las plazas y la admisión de alumnos solo hacia un modelo educativo concreto. Con la Ley Celaá y sus términos planteados, la enseñanza concertada se va a desmantelar poco a poco, eliminando la demanda social y permitiendo el cierre de unidades concertadas. Por eso seguimos en esta carrera de fondo unidos en la defensa de la libertad. Seguimos con las acciones de sensibilización a través de gestos de reivindicación. Hemos trasladado al exterior un “aula” (solo algunos muebles escolares) a la calle, frente a secretaría, como símbolo de nuestra preocupación por las “aulas vacías” y un mensaje, “LIBRES PARA EDUCAR”. Queremos evitar que el desarrollo de la LOMLOE pueda suponer “aulas vacías” en nuestro centro u otros por el hecho de ser concertados.