La Psicóloga del cole nos habla de la motivación..

#yomequedoencasa

Buenos días. Hoy me ha dado por pensar en lo difícil que es motivar a nuestros hijos para que realicen las tareas escolares y para que no caigan en la apatía.
El equilibrio, en lo personal, necesita de varias facetas que habría que desarrollar y buscar un espacio y un tiempo dónde realizarlas.
La relaciones sociales. En este momento, es a través de las nuevas tecnologías como ellos se pueden comunicar. Habrá que flexibilizar los horarios de uso. Pero las relaciones sociales se dan también dentro de la familia. Será importante la interacción que con ellos tengamos y buscar intereses comunes para compartir el tiempo con ellos.
El tiempo de ocio también se ha visto limitado. No hay opción de salir a dar un paseo o de practicar deporte. De nuevo, el ocio va a depender en gran medida de las nuevas tecnologías, o la alternativa de rescatar los juegos de mesa, las recetas de cocina, la música y el baile, la pintura y el dibujo. No es necesario llevarlas todas a cabo, de nuevo habrá que adaptarse a cada familia y a cada persona. No a todos nos gustan las mismas cosas.
El desarrollo intelectual es fundamental en cualquier etapa de la vida, pero para nuestros hijos lo es aún más, puesto que están en un periodo de estudio, de actividades escolares y de escuela virtual. Es muy importante para ellos y tenemos que animarlos para que no la abandonen. No es una cuestión de las calificaciones finales, es que está en juego su desarrollo emocional: lo necesitan para su estabilidad personal.
El desarrollo personal. Como personas únicas e irrepetibles que somos, nuestros hijos y nosotros necesitaremos también un tiempo para estar solos, para poder meditar, para relajarse, para llorar, o para intentar no pensar en nada.
La actividad física. Todos los profesores de educación física nos están proponiendo actividades para hacer en casa. Es muy necesario para la salud mental un buen desarrollo físico, por lo que es importante que los animemos a hacerlas y que incluso las hagamos con ellos.
Esta situación, como padres, está siendo muy compleja. A la gestión de nuestras emociones y de nuestro tiempo tenemos que añadir la gestión del tiempo, de las actividades escolares y de las emociones de nuestros hijos. En el día día contábamos con la ayuda de profesores, de entrenadores, de la familia extensa o de los amigos. En esta situación de confinamiento, estamos 24 horas al día pendientes de ellos. Por eso, mi propuesta sigue siendo que intentemos hacer una rutina nueva para esta situación. La rutinas en los más pequeños les van a dar seguridad y les van a ayudar a mejorar la convivencia. Mucho ánimo, porque no es una situación fácil.