Fiesta de todos los Santos, una fiesta de Fe

Para los cristianos, la fiesta realmente importante es el día 1 y 2 de noviembre en las que se celebran el día de Todos los Santos y el recuerdo de nuestros fieles difuntos respectivamente. Desde un sentido de identidad y sentimiento, nosotros como cristianos no veneramos a ninguna bruja, zombi o vampiro, ya que este tipo de festividad era etiquetada con el nombre de pagana; como cristianos veneramos a lo que sin duda es mucho más importante que cualquier monstruo o personaje televisivo de moda, veneramos a gente como nosotros.

Nosotros estamos llamados a ser Santos, el Señor quiere santos y para eso nos dio el don de la fe. Fue su regalo cuando nos bautizaron y por ello, todos los que estamos bautizados estamos llamados a ser santos. Aquí no es cuestión de pensarlo sino de quererlo y serlo. El don de la fe es ese distintivo que tenemos cada uno de nosotros y que nos convierte en santos.

La fe es aquello que nos convierte en verdaderos personajes heroicos, sin necesidad de llevar ningún disfraz… Es aquello que nos hace tener un corazón tan fuerte para poder destruir muros,  romper cadenas y crear fraternidad, simplemente con aquella fuerza interna que se llama FE.

Esto es lo verdaderamente importante que como personas cristianas hemos de celebrar en el día de Todos los Santos: recordar aquellas hazañas heroicas que han hecho diferentes personas a lo largo del mundo y que hoy en día son referentes para todos los cristianos. Como san Jerónimo Emiliani…

Por otra parte, el día 2, recordamos a todos los fieles difuntos. Es este un día para recordar y rezar  por todas aquellas personas que nos han precedido en el camino de la vida y ahora gozan ya de la presencia de Dios. Es importante detenernos a pensar en todo el bien que de ellos hemos recibido, agradecer su presencia en nuestras vidas. Muchos de ellos, seguro que son santos en el anonimato porque por medio de la fe sabemos  que están dando gloria a Dios y desde el cielo nos siguen amando y cuidan de todos nosotros.

Con motivo de estas dos fiestas tan señaladas, el día 1 de noviembre, viernes, a las 13:00 celebraremos la Eucaristía en el Colegio en honor de todos los Santos y el día 2, sábado, a la misma hora, recordaremos en la Eucaristía a todos nuestros difuntos. ¡Vive tu fe!