Recordatorios para posibles futuros usuarios del Programa ACCEDE

Como os informamos el curso pasado, el Colegio Apóstol Santiago se ha adherido a ACCEDE, el Programa de Préstamo de Libros de Texto de la Comunidad de Madrid que desarrolla la Ley de Gratuidad de los Libros de Texto y el Material Curricular de la Comunidad. Es importante para las familias que queráis participar en el mismo (es voluntario) que recordéis que los libros que están utilizando vuestros hijos en el curso 2018-2019 tienen que estar en buen estado de conservación para poder participar en el Programa de Préstamos de Libros en 2019-2020. Os facilitamos información dada por la Comunidad de Madrid: la Guía de cuidado y mantenimiento de los Libros del Programa de Préstamos ACCEDE (en este ENLACE) e información sobre el funcionamiento del Programa de Préstamos de Libros en el díptico (en este ENLACE).

 

En nuestro centro, podrán ser usuarios los alumnos de los niveles de Primaria y Secundaria Obligatoria y los de segundo ciclo de Infantil en situación de desventaja socioeconómica. Se trata de un sistema en el que las familias entregan los libros empleados por sus hijos a partir de 3º de primaria (antes, son materiales fungibles) en perfecto estado, recibiendo los utilizados por los alumnos del curso inmediatamente superior. En el curso 2019-2020 el Programa ACCEDE se extenderá a todos los alumnos que se adhieran al mismo, entregando los libros empleados por sus hijos en el mismo centro en el que hayan cursado sus estudios. La participación por parte de las familias tiene carácter voluntario. Os iremos facilitando documentación que amplíe la información ya dada por el centro, al igual que algunos enlaces.

 

Como posibles usuarios del Programa Accede, para las familias se recogen, entre otros derechos, el de recibir los libros de texto y material curricular en condiciones adecuadas para su uso y el deber de forrar los libros de texto, reponer el material en caso de extravío o deterioro y hacer un uso adecuado del material recibido en préstamo. Por ello, siguiendo las instrucciones de la Comunidad de Madrid, al ser entregados los libros, serán revisados conforme a las correspondientes instrucciones y sus guías. Entre otros aspectos, nos indican que se tendrán que valorar los siguientes ítems:

 

Ítems de valoración del estado del libro de texto y demás material curricular.

  • Estado general de las tapas.
  • Portada y contraportada: pintadas, pliegos desencolados, esquinas dobladas.
  • Marcas o pintadas en los lomos de los libros.
  • Marcas en los textos, ejercicios resueltos, marcas de lápiz mal borradas, dibujos en los márgenes.
  • Hojas arrancadas, hojas dobladas.
  • Libro mojado o deteriorado por humedad.
  • Libro devuelto sin quitar el forro.
  • Pegatina con el nombre del usuario pegado en el libro y no en el forro.

 

Para el buen cuidado de los libros y materiales, el alumno debe asumir su responsabilidad en el buen uso y conservación de los mismos. Por ello, sugieren:

  • Al llevarlos en la mochila, todos los libros deben ir en bloque.
  • Procurar que los materiales introducidos en la mochila estén claramente separados para evitar su deterioro: bolígrafos y pinturas en estuches, comida aparte.
  • No introducir entre medias ningún tipo de objeto o elemento que pueda estropear los libros.
  • Guardar los libros una vez se hayan terminado de utilizar. No dejarlos abiertos sobre la mesa.
  • Evitar comer o beber cerca del libro. No mojar los libros.
  • Cuando se entreguen los libros en el centro, hacerlo sin el forro (debe usarse forro de carácter no adhesivo), sin el nombre y en perfecto estado para facilitar una mayor rapidez y eficacia en su entrega.
  • No hacer anotaciones ni con bolígrafo ni con lápiz ya que utilizar la goma de borrar daña el papel y la tinta del texto.
  • En caso de que una de las hojas se rasgue, no utilizar cinta adhesiva y sí un pegamento para encuadernación.
  • No se admitirá la devolución de libros con hojas arrancadas.
  • No exponer los libros a altas temperaturas o a la luz directa del sol.
  • Colocar los libros de forma vertical, nunca inclinados ni en bloque unos sobre otros. Así conservaremos el buen estado de su encuadernación.
  • Abrir el libro con cuidado para no forzar la encuadernación.
  • Evitar introducir objetos dentro del libro y doblar las páginas, si hay necesidad de marcar utilizar un trozo de papel o un marcapáginas.
  • Si hay que transportar varios libros mejor hacerlo poco a poco para evitar que se caigan, o golpeen.
  • Evitar cualquier otra circunstancia que pudiera deteriorar el buen estado de los libros imposibilitando su reutilización.